telequinesia
Quizá haya alguna relación entre la fe y la telequinesia. Tal vez la fe sólo sea la antesala de esa fuerza mental que mueve la materia.

En Z for Zachariah la protagonista arrastra un vaso ayudándose de una biblia; en Stalker la niña mueve el vaso con su mente. Ambas lo empujan al borde del abismo, al que parecen decirle: "es todo tuyo".

Aunque con distinta ejecución, la misma acción humana da paso a la misma acción divina. El vaso cae, o mejor dicho, es arrastrado por una fuerza inevitable, superior a todas las anteriores, ante la cuál sólo cabe la resignación.
ZineaEtxekua